8 mar. 2017

Cómo optimizar mailings

Hace varios años que escribo en varios blogs propios con la idea principal de tener una herramienta online que me permita acceder desde cualquier parte del mundo a una serie de contenidos que quiero conservar. Algunos ejemplos son el blog de vinos y el blog de viajes, que me sirven para tener un archivo de vinos y lugares que con cierta frecuencia consulto.

Con el tiempo me di cuenta que a esos blogs, aparte del uso práctico, se les podía sacar algo de rentabilidad (que en mi caso solo da para que se autocosteen y me inviten a comer o a probar productos en momentos puntuales). Además, algo aún más importante sobre esto, es que entendí que para que las oportunidades surjan en la vida no basta con esperar en el sofá. Hay que decir de alguna forma "aquí estoy y esto sé hacer" (casi lo mismo que dice Carlos Bravo en su blog). Nunca se sabe quién puede leerte y qué puede ofrecerte a raíz de esa lectura.

Por ello, me propuse hace poco hacer un envío periódico empezando por recopilar todos los correos que tuviese de familiares, amigos, conocidos y cualquier otra persona con la que en su día intercambiase un mail, quedándose grabado en mis contactos.

Tras esa ardua tarea (que tiene telita lo complicado que es exportar correos de una forma decente...), la consecuencia es que obtuve una lista con algo más de 500 direcciones a las que mandé a mitad de febrero un primer envío contando por qué habían recibido ese correo y avisando mi idea de hacer envíos cada cierto tiempo con los contenidos que iba sacando a la luz.

La herramienta que utilicé fue la archiconocida Mailchimp, que automáticamente limpió los correos que ya no existían o que estaban llenos por haber sido abandonados, unos 120. Solo 12 personas que recibieron el correo inicial se borraron para el siguiente envío de los 109 que lo abrieron un total de casi 200 veces, siendo el resultado que para el siguiente envío quedaban 416 direcciones válidas.

En el siguiente envío, que titulé "Así ha empezado 2017", hice un repaso de lo más destacado de las cosas que escribí en los primeros dos meses del año, dando mucha preferencia a la imagen (con enlace a cada blog) y con un solo enlace explícito en texto hacia mi web-porfolio. Tras una semana, el correo ha tenido más de un 30% de aperturas (según la herramienta, dentro de la temática la media es un 25,8%) y los clicks han ido en más de un 50% de los casos al enlace explícito.

Aprendizajes para el siguiente mailing

En el primero que envié, gracias al feedback recibido, aprendí que debo poner menos texto y más imagen para no cansar al destinatario, ya que vivimos en un mundo de inmediatez y todos dejamos para luego los correos cuando vemos que tienen más de 4 líneas de texto. Al final nunca se retoman y el resultado es que se pierden en el olvido.

En el segundo envío, también gracias al feedback de algunos destinatarios, aprendí que debo poner menos contenido (también esta vez es que ha sido un resumen de dos meses y había bastante) para evitar que se haga mucho scroll y que debo poner más claros los enlaces hacia cada lectura, quizás con un pequeño botoncito que ponga leer al pie de cada artículo.

CONCLUSIÓN

Para ser los dos primeros envíos estoy contento con el resultado, aunque lo suyo es ponerse por la labor y seguir limando detalles para conseguir que cada vez haya más aperturas y lecturas. Y quién sabe, quizás nuevos suscriptores.

¡Un saludo!

No hay comentarios: