26 dic. 2011

Rincón Literario: Sakamura, Corrales y los muertos rientes

Hace un tiempecito gané un concurso en el que el premio era un lote de 10 libros que me iban a venir muy bien para el Rincón Literario. Entre ellos estaba "Sakamura, Corrales y los muertos rientes", una novela policíaca de Pablo Tusset

Reconozco que cuando vi la portada me pareció un libro de parodia de estos que son infumables desde la página 10, aunque un día me decidí a empezarlo y me di cuenta de que era todo lo contrario. Es una gran historia que te engancha desde la primera página y, aunque la portada no parezca acorde con un buen libro, es la portada que este libro necesita. Conociendo la historia se entiende a la perfección.

La aventura de Corrales y Sakamura empieza de una forma en la que sólo el japonés tiene algo de idea de por dónde van los tiros. Corrales es una especie de Torrente que guía y acompaña a Sakamura durante la investigación, dándole el toque simpático que poco a poco irá adquiriendo Sakamura.

Sin duda un libro que recomiendo leer a quien quiera pasar un buen rato con una lectura divertida a la vez que emocionante y bien elaborada. Os dejo la sinópsis y os invito a ver el trailer en su web, que seguro que os engancha:

Tres extranjeros muertos en la Costa Brava; los tres «coloraos» como cangrejos y los tres con una inexplicable sonrisa en los labios... El caso parece claro para el cabo de la Guardia Civil Rafael Corrales: tiene que haber sido cosa de las medusas, cuyo veneno no afecta a los nacionales porque «tenemos mejor piel». Pero el inspector Sakamura, venerable maestro Zen japonés enviado por la Interpol, sospecha que hay mucho más que eso, y probablemente está en lo cierto: sólo así se explica que el President de la Generalitat, entre accesos de aerofagia, intente por todos los medios estorbar la investigación de la delirante pareja formada por Sakamura y Corrales, para lo cual solicita los carísimos servicios de la sensual Agente 69 y sus portentosas armas eróticas. Entretanto, Paquito, el Presidente del Gobierno Central de Madriz, sospecha que «algo huele a podrido en Cataluña», el orondo Lehendakari Satrústegui lo sabe pero se hace el tonto, y la intrépida acción de un komando de Innombrables abertzales desencadena tal emergencia nacional que incluso la galopante crisis económica que sufre el país queda relegada a un segundo plano.

Es entonces cuando los miembros del gobierno pierden su sosegado talante socialista y se ven abocados a solicitar el amparo de la biliosa Reina Eusebia I de España, que rige los destinos de la nación desde que el Príncipe don Felipe, harto de las burlas de los republicanos, «abdicó para hacerse cantautor acompañado a la bandurria por su esposa Leticia».

Sin embargo, en lo que sin duda es algo más que un relato humorístico, sólo el inspector Sakamura, el cabo Corrales y la Agente 69 han seguido la pista correcta y pueden devolver la paz a la convulsa «España inexistente».

Saludos!

No hay comentarios: