4 jul. 2017

Vodafone me engaña con otro

Lo mío con las empresas de telefonía es la monda. Ya en mis años de estudiante, Movistar (por aquel entonces Telefónica) me quiso timar casi 60€, y tras mucho reclamar admitieron devolver todo menos 24€, ya que de eso no había prueba escrita. Fue un timo, pero aprendí. 


Más tarde fue ONO quien me timó descaradamente, y tras mucho reclamar y escribir varias entradas en este blog conseguí que me echaran cuenta, ya que tuvieron cierta repercusión negativa para la marca y parece que no les apetecía seguir teniendo artículos míos en su Facebook, sobre todo por la buena acogida que estaban teniendo entre sus propios seguidores que me daban la razón.

Volví con Movistar, que me prometía por 42€/mes para toda la vida (¡JÁ!) una birria de conexión de fibra (que iba a pedales) y una línea fija. Al tiempo, decidieron que el precio de toda la vida subiese un par de euros y luego otros dos y otros dos. Es decir, que iba a pagar 72€ anuales más por una conexión que cada vez iba peor. Eso sí, te daban la opción de darte de baja sin penalización al haber cambiado ellos las condiciones. Es como decirte "si no te gusta... carretera y manta"

Un buen día, un comercial de Vodafone, de los que llevan su uniforme y tarjetita colgada con su foto, me vendió la moto de una conexión VDSL que iba a ir de maravilla, incluso superando los 30 megas reales que me daba Movistar hasta casi 50 megas reales, incluyendo además una línea móvil con 5 gigas y pagando durante 3 meses 23€/mes y luego 34€/mes, lo que suponía unos 120€/año menos que con Movistar (aparte los entre 72 y 120€/año de la línea móvil, es decir, un ahorro total anual de 200€).

Al principio sólo funcionaba el móvil así que tras mucho reclamar conseguí que funcionase todo y que me abonaran el tiempo sin servicio de fijo y VDSL. La pega es que la conexión VDSL, esa tan maravillosa que me prometían, se movía en torno a 15 megas. Reclamé hasta la saciedad (más bien hasta que la subcontrata de Vodafone cerró) y la conclusión fue que el comercial me engañó. Pero bueno, la conexión iba lenta pero iba, y por mucho menos que Movistar. Así que bueno, me lío la manta a la cabeza y como si no pasase nada.


A final de mayo de este año, 2017, me llamó un comercial de Vodafone desde algún punto de Sudamérica para ofrecerme el cambio del VDSL a la fibra mediante un acuerdo con Movistar al que había llegado Vodafone. Y sin que variara precio. Le dije que si me lo enviaba por escrito que muy bien, pero me dijo que no podía así que le dije que no.

A los pocos días me llama un técnico para venir a instalarme la fibra... le dije que yo no había autorizado eso, y me dijo que a él le habían enviado una orden para hacer el cambio. Tras explicarle me dijo que devolvería la orden y se acabó. Pero no se acabó. A los pocos días me llamaron desde Sudamérica de nuevo para decirme que por qué había dicho que no, le expliqué y me dijo la comercial que me enviaba inmediatamente a mi correo la explicación del cambio que no implicaría ningún coste, y me llamaba en 5 minutos para confirmar el cambio. Ni me llegó el correo ni me llamó.

Pasan unos días y me llama una nueva comercial, esta vez especificando que me llamaban desde Vigo, con un marcado acento gallego además para que no dudase. Me cuenta la misma historia y que no me lo puede enviar por escrito, y que en breve Vodafone dejaría de dar el servicio que yo tenía contratado para pasar solo a fibra. Le dije que muy bonito, pero que por escrito. Me insiste en que no me lo pueden dar por escrito, así que mi respuesta es la misma tanto para Sudamérica como para Vigo: "si no queda por escrito, NO".

Vuelven a pasar unos días y me llega una carta de Vodafone en la que se me explica el cambio, dejando clarísimo que no implica ningún coste ni variación en mi factura. Ahora sí. ¿Tan difícil era enviarlo por escrito? Pues en ese momento fui yo el que llamó a Vodafone para pedir el cambio

En un par de días vino un técnico de Movistar para asegurarse que la línea antigua de fibra funcionaba (al instalar Vodafone pedí que no la tocaran por si me tenía que volver a cambiar), y el jueves 22 de junio vino un técnico de Vodafone para cambiar el router de VDSL por uno de fibra. Lo más destacado es que dijo que venía a las 17:30, y tras llamarlo varias veces durante la tarde y dar largas vino a las 20:40. ¡Ah! y que la conexión no funcionaba porque, en sus palabras, "no sincronizaba, así que lo vamos a dejar reposar un día y mañana os llamo a ver qué tal". Y así fue, llamó pero aquello "no sincronizaba". Y pasó el fin de semana "sin sincronizar". Lo volví a llamar y no lo cogió así que llamé al 122 para que me lo intentasen arreglar, ya que no funcionaba ni el teléfono fijo ni el internet. Que por cierto, el teléfono fijo ha cambiado pero el técnico no dejó el número nuevo.

Tras llamar casi a diario al 122, siempre me dicen lo mismo, "el problema es de otro, de Movistar", pero a mi eso me da igual ya que a quien yo le he contratado esto es a VODAFONE. Según me dicen todos los días, reclaman a diario a Movistar pero no contestan. Como solución temporal nos ponen 10 gigas en dos móviles para que los usemos en zona wifi para poder trabajar. Que eso está muy bien, pero este mes he pagado Netflix para nada, ya que me dice Vodafone que no lo use ya que me comería los 10 gigas en un periquete. Total, que estoy que me subo por las paredes sin Netflix.

Además, lo más gracioso es que dicen del 122 que puedo seguir usando la línea VDSL que está aún activa. Lo haría si el técnico no se hubiese llevado el router. "¿¿Se ha llevado el router??" me dicen los del 122 sorprendidos. Pues sí, se lo llevó. 

Entre pitos y flautas nos plantamos en el 4 de julio, el Independence Day, y me llama una persona de Vodafone desde Sudamérica para decirme que "va a acudir un técnico a su domicilio, ¿le vendría bien el domingo 9 de julio de 20:00 a 22:00?", le pregunto que si no puede ser otra fecha y hora y me dicen que "sí, el domingo 16 de julio de 20:00 a 22:00, ¿le conviene más?". Hago un pequeño paréntesis en la narración para pedir  un aplauso desde aquí para esos técnicos de Vodafone que no descansan ni los domingos a la hora de "Planeta Calleja". Volviendo al tema, me dijeron que me llamaría el técnico durante esta semana para concretar, así que a la espera.

Y en ese punto nos hallamos ahora, tras 13 días sin internet ni teléfono fijo, que si el domingo queda arreglado serán 18 días en total, no nos queda más que esperar a ver si de verdad se arregla. Me da la sensación de que llegará el domingo y aquí no se presentará nadie.

Seguiremos informando.

ACTUALIZACIÓN 12/07/2017
Por suerte el tema se adelantó y en lugar de venir el técnico el domingo 9 de julio vino el jueves 6 de julio. Y aquí viene lo curioso. La conexión a internet va perfecta, sin caídas y a buena velocidad de bajada y subida (¡¡¡¡por fin!!!!) pero por lo que se ve este cambio implicaba un cambio de número, así que desde el 6 de julio teníamos nuevo fijo. Pero el lunes 10 de julio dejó de existir el número y automáticamente volvimos al antiguo. Desde el 122 de Vodafone me dicen que "eso es porque el número nuevo era inestable y el sistema vuelve al anterior". SÍ. CLARO. Yo creo que ni él mismo se estaba creyendo lo que decía.

Y llegó la sorpresa, la factura de junio. Factura récord desde que estoy en Vodafone con 79,93€, qué digo euros, ¡79,93 eurazos!


El desglose es de risa, vamos a verlo partiendo de la base de que debería ser de 34€, menos 6€ que me tenían que abonar por haberme cobrado un antivirus y un servicio de identificación de llamada durante los últimos dos meses, ya que hacía dos meses pedí que los desactivaran. Es decir, que desde 28€ que deberían haber llegado, hasta 79,93€ algo debe estar mal, sobre todo teniendo en cuenta que en junio estuve 9 días sin fijo ni internet.

De entrada me han activado una cosa que se llama Tarifa de Viaje Mundo Red que son 12,40€, servicio que me activaron también en abril y que me abonaron en mayo ya que se debía a "un error informático que había ocurrido a muchos usuarios". Espero que se hayan dado cuenta también...

En el apartado de descuentos me abonan -0,06€ en concepto de devolución por "Servicio de identificación de llamada". Oiga, ¡que eran 6€ y no 6 céntimos! Y también me siguen cobrando el "Vodafone Secure Net" que son 0,83€.

Pero el problema gordo del asunto está en la "Cuota de servicios contratados", que se va hasta 52,89€, cuando debería ser 34€ simplemente, para siempre, y que tras el cambio no debería haber variado. O eso es lo que me decía José Luis Cuerda, que es Director Segmento Profesionales y Pequeñas Empresas de Vodafone, como se puede ver en la carta que adjunto:

A lo mejor yo soy muy quejica, pero es que no me gusta que me engañen. Me fui de Movistar porque me timaron con la subida unilateral del precio "para toda la vida", y en Vodafone no solo me hacen perder dinero también, me hacen perder algo que nunca volverá: mi tiempo.

El estado del asunto es que alguien de Sudamérica que me ha atendido en el 122 me ha dicho que llame a partir de las 8:30, ya que estos temas los lleva el departamento de facturación, y que él era del departamento de... de algo será, menos del departamento de soluciones, eso seguro.

Seguiré informando.






No hay comentarios: