24 ago. 2017

Vuelta al cole 2017

Comienza la recta final del año y es el momento de revisar los propósitos de año nuevo que nos marcamos hace ya 8 meses y que deberían estar más que paridos o a punto de hacerlo. 

Este post lo voy a utilizar para dar un breve repaso a lo más típico que se suele plantear y ver si realmente merece la pena invertir tiempo a estas alturas del año. Al mismo tiempo, iré viendo si he sido capaz de cumplir conmigo mismo sacando todo lo que quería adelante, a modo de agenda por si algún día quiero recuperar esta información para lo que sea. 

Empezamos con el repaso:

Estudios

Mucha gente se plantea estudiar algo con el año nuevo pero luego se va dejando y va pasando el año hasta el punto de aplazarlo un año más. El secreto de esto está en empezar y una vez estás en la vorágine de estudio, no abandonarla hasta cumplir el objetivo. 

Este año quise hacer algún curso sobre temas de emprendimiento y me apunté a uno online del Ayuntamiento de Sevilla, y como les faltaba gente también a otro de temas de mejora de curriculum. Error total. Al principio el curso de emprendimiento fue divertido pero luego se me hacía un mundo cumplir los plazos de entrega de actividades en ambos cursos, sobre todo el de currículum que era un tostón. Aprendí cosas, sí, pero por suerte en mayo se acabaron y pude respirar.

De momento este propósito de estudiar algo no lo repetiré en 2018, ya en 2017 he tenido dos cazos. Pero si tenéis tiempo que dedicarle y no os va a suponer un lastre en vuestro día a día, os lo recomiendo de verdad, el saber no ocupa lugar. 

Leer

Mi gran asignatura pendiente. Tengo mil libros pendientes de leer y hasta me he permitido tener un blog de libros recomendados, pero últimamente no me pongo por la labor de leer, aun siendo una tarea que me relaja y reconforta. El propósito semi ambicioso de 2017 fue el de 12 meses, 12 libros, y a final de agosto estoy acabando el segundo. Muy mal por mi parte. 

La lectura es algo que debe estar en toda lista de propósitos, aparte de por cultura general, por mantener al cerebro ocupado dándole un poco de tarea a las neuronas en algo que no sea una pantalla. Requiere tiempo, pero con quitárselo a otra tarea vacía ya es suficiente. A ver si en los próximos 4 meses soy capaz y al menos me acerco al objetivo de los 12 libros. 

Viajar 

Viajar más es algo que debe ser un fijo en todas las listas de propósitos. Enriquece mucho el poder conocer cómo se vive en otros lugares y te hace desconectar del día a día.

Algo que recomiendo hacer y que además se pasa un rato divertido creándolo, es un cuaderno o libro de viajes (como el de la película UP, el de la foto) en el que podamos dividir los destinos a los que queramos ir según su lejanía: ciudad (casi nadie es turista en su ciudad), provincia, comunidad autónoma, país, continente y mundo.

A veces no hay que viajar a la otra punta del mundo para hacer turismo, hay mucho que descubrir cerca de casa (y además es más asequible). En este sentido sí estoy cumpliendo el 12 meses, 12 viajes, aunque en el blog de viajes no lo llevo a rajatabla y voy publicando otros viajes que quedaron pendientes de publicar el año pasado.

Viajes más "lejanos" como ir a Tánger o a Lisboa y otras ciudades portuguesas como Sintra, Estoril o Évora dándole sus primeros kilómetros al recién estrenado coche, o destinos más cercanos como ir a visitar las Caras de Bélmez o Alhama de Granada, han sido ejemplos de ello. Ya sólo queda un viaje más gordo que aún se está gestando, a ver si antes de que llegue 2018 se da. 

Temas pendientes 

Esto sí que me trae a contra pie, mil flecos que van quedando del tipo llevar algo a algún sitio, una cita para el médico, una cerveza con alguien, un regalo pendiente, un cajón que ordenar, etc. Para intentar dar solución a esto he seguido el consejo de mi primo y me he hecho una lista llamada "Septiembre Cero", que consiste en apuntar todo lo pendiente para dejarlo solucionado antes de que acabe septiembre.

No sé si conseguiré hacerlo todo pero lo que sí está claro es que el haber hecho la lista me ayudará a solucionar la mayoría de cosas que he apuntado. De hecho ya he tachado algunas, a ver qué tal se desarrolla.

Trabajo 

Y que no falte, de esto hasta arriba en estos 8 meses, lo bueno es que el cuerpo se adapta a las situaciones y al final se van optimizando procesos para hacer más cosas en el mismo tiempo y que todo vuelva a un cauce controlado. 

El final de año se avecina cargadito, mucho programado como la organización de las I Jornadas Iberoamericanas de Odontología Social, una nueva edición de la guía de gastronomía y turismo de Sevilla, algunas cosas que aún son top secret, más todos los imprevistos que puedan surgir.


Blogs 

Hay quien se gana la vida con esto, que no es mi caso, yo lo hago por afición, como el que le gusta ver el fútbol, pero ya me gustaría ganarme la vida así, para que te voy a mentir. Me divierte plantearme objetivos blogueros e ir cumpliéndolos y en 2017 más o menos está siendo así. A final de año haré un repaso bajo el título un año en blogs, como hice a final de 2016.

Durante este año, poniendo el ojo en una serie de bloguers que viven de ello he ido viendo cosillas que hacen para dar difusión a lo que escriben, cosas sencillas que parece que funcionan incluso en blogs pequeñitos como este. Aunque sea por afición siempre gusta ser leído, nunca se sabe qué puede ofrecer alguien que pase por aquí.

Deporte

Aquí sí que no he cumplido nada de nada. Mucho de la típica intención de "El lunes día 1 empiezo a hacer deporte" pero poco en la práctica. El único consuelo que me queda es que por temas de trabajo ando cada día más o menos la mitad de lo que se recomienda, pero esto y nada es lo mismo.

Para lo que resta de año intentaré poner en práctica algún tipo de entrenamiento suave pero constante, para que luego el dar una carrera para alcanzar al autobús no suponga una gesta épica. Nunca es tarde para poner solución, la salud lo agradecerá.

Objetivos para la vuelta al cole

Principalmente el objetivo que todo hijo de vecino debe plantearse para lo que resta de año es el cumplimiento de todos los propósitos de año nuevo que han ido quedando en el tintero.

Algunos habrán perdido el sentido a estas alturas de año, pero oye, lo bien que queda ir tachando de la lista y dejando cosas hechas, ¿verdad? 

Una última cosa antes de despedirme: ¡mucho ánimo para lo que queda de año!

¡Un saludo!

No hay comentarios: