19 oct. 2017

Cómo afrontar el otoño con orden y sin agobios

Totalmente fuera de fecha las calles se están empezando a llenar de hojas semiamarillas. Parece que ha llegado el otoño y con ello la satisfacción para muchos y la decaída para otros.

En mi caso me ubico en el segundo grupo, el de los decadentes. Me cuesta madrugar, no rindo como en primavera y verano pero aún así lo intento y aguanto el tipo. Soy de los que se levantan con ganas de comerse el mundo pero que como sea otoño esas ganas se esfuman al pisar la calle. 

¿Y cómo seguir en marcha sin dejar nada pendiente? Hay una app que se llama Trello que sigue la idea del GTD (Getting Things Done) que me instalé por motivos de trabajo hace un par de años. Al principio, como todo, lo usaba, pero usarlo se convirtió en una tarea más y empecé a descuidarlo, hasta que lo dejé con la excepción de que tenga alguna notificación procedente de algún compañero del trabajo.

Cuando aún vivíamos el verano en octubre se me ocurrió hacerme un "Trello casero" y muy básico con un corcho y cuadraditos de papeles. Se trata de poner el corcho en vertical y poner en la parte superior tres papeles que indican tres categorías. Son las siguientes:
  • URGENTE: que agrupa todo aquello que hay que hacer porque ya ha llegado la fecha tope o "deadline" que dirían muchos moderners. 
  • IMPORTANTE: cosas que por su trascendencia no conviene que lleguen a ser urgentes, mejor solucionarlas cuando están en la categoría importante y quitarlas de problemas futuros. 
  • PUEDE ESPERAR: aquello que podemos dejar para mañana y que si no se hace no pasa nada. El mundo va a seguir girando sin esa tarea hecha, pero si se hace, seguro que supone un avance o mejora. 
El resultado hasta ahora, solamente aplicándolo al trabajo, está siendo bastante satisfactorio. De un vistazo me permite ver qué hay pendiente e ir intercalando las tareas según lo que vaya surgiendo. Por ejemplo:

Llega un trabajo urgente que una vez iniciado, para seguir necesito la intervención de un tercero. ¿Qué hacer para aprovechar el tiempo mientras el tercero hace su parte? Nos vamos a la columna de importantes y solucionamos alguna cuestión pendiente. Si al acabarla podemos continuar con lo urgente pues perfecto, si no, seguimos con lo importante y cuando se acaben ese tipo de tareas pasamos a meterle mano a todo lo que podía esperar. 

Es simple, pero hay que hacerlo y a veces plantearse un orden, aunque sea rudimentario como este, hace que en el mismo tiempo se hagan más cosas. ¿Y qué conseguimos? En definitiva, más tiempo libre real y no virtual, para que cuando llegue el momento de dedicarse tiempo a uno mismo no sea pensando en otras cosas, ya que todo estará bajo control.

No hay comentarios: